Puro fuego. Confesiones de una banda de chicas. Joyce Carol Oates

Épica oscura del alma adolescente. Fuego indomable. FOXFIRE SIEMPRE ARDE.
Maravillosa novela sobre una banda de chicas en los años 50. Pero qué chicas. Son figuras que se elevan en llamaradas y se recortan contra el azul purísimo del cielo. Las chicas están solas, sin familias ni amor en sus hogares miserables, y encuentran, en la banda, más belleza de la que nadie puede imaginar. Su amor es límpido y oscuro, abrasador, y las llena de un orgullo y una fuerza que puede con todo. Todo. FOXFIRE NUNCA PIDE PERDÓN.
Me sorprende descubrir, pero al cabo de un instante no, que Oates es una escritora que los-las góticas consideran suya. He leído obras de fanficción adolescente –escritas por mujeres muy jóvenes, protagonizadas por sus personajes favoritos- a las que me recuerdan estas confesiones de una banda de chicas. Hay un poder terrible en la entrega absoluta a un grupo -en la entrega, sin más; y el alma adolescente adora esta entrega-, hasta la muerte. Comienza con un rito de disolución y de unión y, tras él, los miembros renacen en el grupo. La amistad sustituye a la familia. Las sangres se mezclan. Chicas contra el mundo. Contra LOS OTROS. Se puede respirar esa energía desatada en los primeros tiempos de FOXFIRE. Es impresionante.
Se podría hacer una lectura política, por supuesto, de esta obra. Seguramente otra persona incidiría en ella, pero no es mi lectura. El trasfondo realista, aún necesario, no es lo absolutamente original de Puro Fuego, no es ahí donde reside su potencia. Mi lectura es épica y adolescente, ardiente y llena de belleza. Y trágica, cómo no.
La portada y la traducción del título –Puro Fuego, en inglés es Foxfire-, sugieren una obra de investigación de tendencia sensacionalista. Pero no se dejen engañar. Es novela, ficción, original, fascinante. Oates tiene una obra enorme –que aún no conozco- y es candidata al Nóbel. Y todo eso. Incluso “de culto”, lo cual me desagrada, siempre. Joyce Carol Oates es una gran escritora, no una escritora “de culto”.
.

Un comentario en “Puro fuego. Confesiones de una banda de chicas. Joyce Carol Oates

  1. ¿Leíste lo que escribí de María Zambrano? Imagino que la voz de estas chicas, y qué chicas, son así como ella decía, viviéndose hacia adentro, o desde dentro.Me lo apunto, Estefanía.Me va a faltar tiempo para descubrir tantas cosas nuevas contigo, pero me encanta la sensación.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s